viernes, 5 de agosto de 2011

OTOÑO

¡Deja caer la hojas sin temor
amargo y triste otoño!
Pues mi corazón rechaza
tu duro comportamiento.
Irán naciendo los días
y las sobrias llanuras
volverán retoñar.
El tiempo que tu olvidaste
bravío resonará
naciendo de nuevo lirios
con dulce felicidad.
Cantando los ruiseñores
viendo las flores brotar.
¡Todo pasa!y doy las gracias.
Un nuevo mundo se acerca.
El corazón palpita fuerte
al igual que el alma entera
y estoy tan agradecida
que a Dios pido de rodillas
alegría y paz eterna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario