lunes, 8 de agosto de 2011

EL PLACER DE ESCRIBIR

Todo tiene fin en la vida y me
incita escribir estas lineas como
un dulce recuerdo. En estos
días de otoño estación melancólica
ha ocurrido la muerte de mi querido
arbolito o tal vez arbusto, que una
tarde veraniega pasada con encanto
y placidez con una dama maravillosa
llamada Maria donde charlando sin cesas
en un momento dado nos dijo:tomad
estas semillas pues son muy agradecidas....
Las veréis surgir sin sacrificios,
son fuertes¡¡ciertas palabras!!,
las vi crecer verdes y lánguidas sus,
hojas flotando al viento sin cesar.

Han transcurrido cuatro años¡Como pasa el
tiempo amiga mía!

Lo veía días tras día buscando el Universo
y el pobrecito sin decirme jamas el nombre;
fue inocente, bello y puro.Cuantas cosas han
pasado en estos años

Veo lejos, pero muy lejos la tarde donde un
travieso niño llamado Luis nos hacía compañía.
La vida dicen que es hermosa.
¡Pero no puedo evitar decir lo cruel que es en
ocasiones!

Gentes privilegiadas mantienen firmes sus teorías
de"locatis" cosa que envidio, pero que no comparto.
Rescataremos los seres que la Naturaleza les mantenga
las neuronas entre vendavales de fuerza.
Mientras que los ríos fluyan y los mares y vientos
estén ahí para limpiar de contaminaciones malignas
lo que no vaya con fluidez evanescente.
¿Crees en la posteridad? ¡Yo si!.
Y como desprendo poca alegría, te digo lo siguiente:
que rechazo los humoristas "tontolines"! Y
Escojo a Sócrates, Platón y al amado Séneca,
mientras doy gracias al Dios Marte
porque hoy me ha ayudado a ser menos cobarde.
Eternamente.








No hay comentarios:

Publicar un comentario