lunes, 11 de julio de 2011

BUEN FINAL



Un día gris melancólico me lancé a dar un paseo
por el monte que rodeado de cascadas era,
un placer contemplar¡Que trágico momento presencié!
al ver ahogándose herido un hermoso perro
como un águila de rapiña abalancé mi chaqueta y
sin mirar el peligro lo cogí sin pensar nada y muy
herido le salvé la vida y aquí empieza la recompensa:
Nos salvamos los dos, pues Dios siempre está ahí para
los buenos creyentes. El fruto de esta odisea fue encontrar
a los dueños que locos de agradecimiento donaron una fuerte
cantidad para hacer un colegio para los niños abandonados .
¡Que gloria la valentía que Dios puso en su divina mano!
¡Renació en aquel lugar oculto, la luz y la alegría!....





1 comentario:

  1. Por lo que leo tienes una calidad humana excepcional el amor a las personas, animales es maravilloso te deseo que el Divino creador te ilumine en tus andaduras
    Un brazo

    ResponderEliminar