domingo, 12 de junio de 2011

REMEMORANDO

Cuando por la vereda
yo paseaba encantada
me encontré una luz
con aureola blanca.
Tu gran simpatía,
Amparo se llama,
también tu belleza
me dejó cautivada.
Eres bronce, eres flor
eres mujer adorada.
La tarde ya no la olvido
en mi frente estás grabada.
El fruto que tu ya has dado
de la idolatrada hija
me dejó maravillada.
¡Que encanto!¡Que delicia!
Sus manos tocando aladas
desde esas teclas sonando
a un mundo fluido
del sonido de las arpas
y mientras ya me despierto
de este sueño alucinada
¡Malagueña será mi encuentro!
¡San Vicente.....mi acampada!!!






1 comentario:

  1. Me gusta mucho la entrada
    entiendo en breve que la vida humana es como un roció como un relámpago pero la verdadera amistad es luz es amor... Felicidades

    ResponderEliminar