viernes, 11 de marzo de 2011

SIEMPRE

Se ha ido para siempre
el amado amigo y compañero.
No es fácil el silencio
que deja el adiós eterno.
Él merodea en el espacio
y yo siento la presencia
de su cuerpo
que se desvanece
cuando intento darle un beso.
¡Que amargura tan grande
al perderse todo en cero!
¡Negras sombras merodean
en el sombrío trasiego!
Todo es de noche en la vida
y el Sol no brilla con fuego,
porque tu presencia ya no existe
y las tinieblas de la mente
y la consciencia
quieren romper el sortilegio.
Las fuerzas te dominan
y en lento desfallecer
pasan los meses y los días.
Sólo me resta la ilusión
que tú me esperarás.
Yo iré enamorada
hacia tu encuentro
y andaremos unidos
en las nubes y brumas
de ese mundo de nieblas
misteriosas e infinitas...





1 comentario: