lunes, 3 de enero de 2011

SE ACABO EL IDILIO

Llegó el final de mi amoroso sueño
ya no voy por el camino con acierto.
¿Qué se ha hecho de mi sonoro gozo,
trepidante amor ya sin concierto?
¡Que feliz cuando llegabas,
con tu cuerpo de macho apasionado!
Aún siento en mis mejillas el aliento
y adormilada escucho la guitarra,
desgranando las notas altaneras
del embrujo de la noche sevillana.

Las lágrimas son surcos de afilada cimitarra,
que sin piedad desgarran mis entrañas.
El Sol ya no quema agradecido,
los infrarrojos en el espacio se han dormido.
El aire me azota sin caricias
y es que el vivir sin ti,¡Es un tormento!
Porque es vegetar sin alegrías,
al igual que un campo sin almendros.
Son golpes rudos de la envidia,
cuando veo pasar ¡Dos en un cuerpo!








No hay comentarios:

Publicar un comentario