sábado, 18 de diciembre de 2010

SOÑÉ SER MADRE

Cuando era adolescente
soñaba sin cesar, enamorada,
con ser en el futuro, madre amante,
madre buena y educada.
Tener ese hijo ambicionado
y cuidarlo y mimarlo con pasión
ocupando mi vida cotidiana.

Las etapas en la existencia
vuelan sin casi cuenta darnos
y llena de impaciencia
llegó el niño con los dardos.
Mi corazón latió como paloma.
Al fin se cumplieron los presagios
y llena de ilusión y mil aromas
me hundí en la dicha y la gloria.

Caminando por senderos
de claveles, rosas y placeres,
nació mi hijo ¡El deseado!
Viéndolo crecer precioso
y sano transcurrían los años dulcemente.
Jamás viviré otro episodio
que deje huella tan latente.

¡Te arrancarán pedazos de tu carne
si tu hijo sufre enfermedades!
¡Se partirá el corazón
si tu hijo sufre hambre!
Y mientras el niño crece
en caricias lo adoramos.
Tu sangre venderías por salvarle
y cuando ya lo ves hombre maduro
un terror te asalta y te enardece.

Pero también llega la tristeza
el padre enfermo nos trastorna,
voy cayendo y me fallan las fuerzas
¡Aquí viene,el oro,el trigo,la grandeza
mi amado hijo nos ampara
con fuerza,fé y gran alteza!

Luces del cielo, alumbran las tinieblas
¿Como agradecer tanta asistencia?
La honradez y la hombría
le acompaña en las luchas diarias
y buenos frutos de ambrosía
rezuman por todas las venas de su alma
tendrá la recompensa bien ganada.

El altísimo premiará tanta ternura
la suerte acompañará sus pasos
y sin dudarlo el Dios de las alturas
sus actos los vigila sin descanso.
Doy millones de gracias
por este hijo bien amando
y ruego hasta mi fin
aureolas de paz y de bonanza














1 comentario:

  1. Què bello poema! un gusto leer tus textos Lili, se ve claramente tu pasiòn por esto que es tan puro y para mi una de las mejores creaciones del hombre! Felicitaciones y te seguire leyendo!
    PD: Ah y por cierto si tenes un hijo (al que tanto amas) podrias ser mi mama tambien jaaja (tengo 15 años)

    ResponderEliminar