sábado, 4 de diciembre de 2010

AÑORANZA

Me esperabas al alba
Tus labios ardientes
mis labios quemaban
Entre tinieblas de abrazos
el éxtasis llegaba
¡Que hermosa tu piel de ébano
y la calidez de tu tórax
en mi espalda!

Nos dijimos adiós embelesados
Fué una pasión enloquecida
una huella de hierro
hundida en mis entrañas.
Tu imagen difusa la vislumbro
en las noches opacas
y me voy al mundo del embrujo
donde dos cuerpos y dos almas
se enaltecen de embriaguez,
de belleza de oriente
y de fuertes turbulencias
¡De amor engalanada!....








1 comentario: