jueves, 18 de noviembre de 2010

EL CAOS DE LA GUERRA

Eran días de guerra violenta,
días de odio y amargura,
donde entre miedos sangrantes,
vivías el horror de la locura.
¡Que dolor tan punzante!
Dejar los enseres,el hogar,
la casa amenazada.
Abandonar carne de tu carne
y tu sudor regando la calzada!

¿Adonde la paz vas a lograr?
¡Triste pregunta sin respuesta!


El exilio,palabra alucinante,
te espera con la puerta abierta.
¿Y que encontraste?¡Abandono
desprecio y siempre alerta!
La lucha por sobrevivir
se hacía encarnizada.
Niños sin padres
enviados a lejanas acampadas,
sin esperanza ni cariño
vegetando entre sollozos.
El silencio y la impotencia,
se fundían en pedazos y trozos.

Guiñapos de hombres sin audiencia.
en exterminio los tenían.
Holocaustos de finales
de silicios y torturas
y los Jinetes del Apocalipsis
trotando sin descanso
alrededor de los mártires
que soñando con la aurora,
morían en plegarias sollozantes.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario