viernes, 8 de octubre de 2010

JUVENTUD

Me dijiste tu nombre ¡Silvia!
y como un sueño me remonté
a los palacios de Bretaña.
Te vi envuelta en sedas y corales,
rodeada de lacayos y galanes.
Pero doy la vuelta al espejismo
y otra Silvia divina que contemplo
entre sándalos inciensos alabadas
y presente en los espacios como Santa.
Pero no quiero olvidar
la idolatrada Silvia enamorada,
mujer desmayada de amor
y siempre comprendida.
Mas despierto y te veo real
de piel turgente y rostro nacarino,
con gracia de gacela incontrolada
saltarina joven y bonita,
volando el negro cabello
por el viento que juega placentero.
Tu estampa de Virgen española
deja huella por los caminos que tu pasas
y los Carmenes Granadinos al verte
despiden perfumes de rosas escarchadas.
Eres imagen de hurí bailando
en los harenes de la Alhambra.
¡Comprueba que fácil es vivir la juventud
si con amor sabes apreciarla!
Tal vez algún día en los espacios
se encuentren nuestras almas,
¡volando entre cantos armoniosos,
de Arpas,Liras y Dulzainas!






No hay comentarios:

Publicar un comentario