martes, 26 de octubre de 2010

EL PERRO HERIDO

Vivía la soledad profunda.
De un gran abismo
Y caminando un día.
Por trigales bruñidos
de oro y fuego.
Oí un mormullo de gemidos.
En sigilo me despliego.
Al trigal frondoso.
Herido y lamentable.
Un perro yacía tembloroso.

Me acerqué con cautela.
Agradecido y doloroso.
Las manos me lamia con tibieza.
Fué un largo proceso.
¡Salvar su vida!
Una bala le atravesó el pecho.
Sin piedad una vez mas.
Se cumplió el acecho.
De un cazador maldito.

¡Resurgí con ímpetu!
La paz y la alegría
Brotó de nuevo.
Ante la bondad canina.
Día tras día me abrió lucero.
Los surcos de la dicha.
Y hoy respiro sonrisas.
Con su noble compañía.









2 comentarios:

  1. Amo los perros, maldita la mano que mata un perro
    Lili tienes un corazón tan grande es la mejor poesía de animales que he leído en toda mi historia, animo y adelante

    ResponderEliminar
  2. EL PERRO ES EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE. ES MARAVILLOSA LA POESÍA ES DE MUCHO SENTIMIENTO


    FELICIDADES LILI

    ResponderEliminar