miércoles, 21 de julio de 2010

SUBLIME FELICIDAD

Nací en cuna de familia numerosa,
entre niños llorones y preciosos.
Así transcurría mi infancia rumorosa.
Después; la provocadora adolescencia
me hundía en momentos tristes, y otros hermosos
con etapas de amor y paz, los días volaban.
El ciclo ambicionado,en mi mente se formaba
y aquí empieza el deseo de se madre.
Meta brillanté jamas imaginada,
maratón de ansiedades eran mis sueños,
que día a día crecían en desmadre.
Llega la feliz noticia,que seria inolvidable
¡Sentir en lo hondo de mi intranquilo ser
algo tan inmenso feliz é inenarrable!
Un mundo nuevo surgió a mi alrededor.
Cuando pude estrecharlo entre mis brazos
y sentir en mis entrañas tan profundos dolor.
Me dije:¡ No importa el sentir desesperado!
El premio es el beso y los abrazos,
de algo tan frágil e indefenso, como el hijo deseado!

1 comentario: