lunes, 26 de julio de 2010

¿POR QUÉ?

Al sol tendida,
pensando con mi amado.
Senti el dolor profundo
del cariño abandonado.
¿Por qué cruel destino me abandonas?
¡ Tanto como yo te he querido!
Y ahora vuelves.
Ven a mi, amado resentido,
te querré más y más,
sin miedo, ni rencores.
Un velo pondremos al pasado.
Un jardin de amor lleno de flores!
Todo fundido en un inmenso abrazo.
Se sellará muy fuerte,
al igual que un adagio sin temblores

miércoles, 21 de julio de 2010

SUBLIME FELICIDAD

Nací en cuna de familia numerosa,
entre niños llorones y preciosos.
Así transcurría mi infancia rumorosa.
Después; la provocadora adolescencia
me hundía en momentos tristes, y otros hermosos
con etapas de amor y paz, los días volaban.
El ciclo ambicionado,en mi mente se formaba
y aquí empieza el deseo de se madre.
Meta brillanté jamas imaginada,
maratón de ansiedades eran mis sueños,
que día a día crecían en desmadre.
Llega la feliz noticia,que seria inolvidable
¡Sentir en lo hondo de mi intranquilo ser
algo tan inmenso feliz é inenarrable!
Un mundo nuevo surgió a mi alrededor.
Cuando pude estrecharlo entre mis brazos
y sentir en mis entrañas tan profundos dolor.
Me dije:¡ No importa el sentir desesperado!
El premio es el beso y los abrazos,
de algo tan frágil e indefenso, como el hijo deseado!

lunes, 19 de julio de 2010

AMOR SIN OLVIDO

Mira como sufro y lloro
cuando nuestro amor recuerdo
y por el pecho me daña
un dolor grande y tremendo
de pensarr que fué mi culpa
la que te tiene tan lejos.
Han pasado muchos años
desde que sucedió aquello.
Años tristes,solitarios,
de penas y sufrimientos
y por la mente me pasa
estos conocidos versos.
Está tu imagen grabada
con tal firmeza en mi pecho
que cuando cierro los ojos
te estoy contemplando dentro.
Me quisiste, hoy no lo dudo,
pero entonces......no lo niego,
no tuve fé en tu cariño
y me hirieron los consejos
que otras personas expertas
dia tras dia me dieron.
Y a solos,sin un testigo
en mi celeste aposento
el llanto acudia a mis ojos
y no hacia por contenerlo.
¡Porque ansiosa te queria!
Porque te adoraba quedo
en un silencio profundo
de dudas y tormentos.
Y aunque el alma me dolia.
Y aunque sufria por dentro.
Solo en ti pensaba
y eras mi unico dueño,
con respuestas negativas
correspondia a tu ruegos.
A tus frases, a tus suplicas,
a tus cartas y tu empeño.
¿No veias la angustia
de mi corazón maltrecho?
¡Oh! aquellos ojos tan claros
ojos dulces y serenos,
verdes como la esperanza
que se reflejaba en ellos.
Jamas en toda mi vida
se borrará tu recuerdo.
Y una mañana... no lo olvides,
el sol brillaba en el cielo.
En mis labios ardorosos
depositaste un beso.
¡Cómo había de negarme
si eras mi afan y mi anhelo!
Y aquel beso no se aparta
de mi memoria un momento.
Porque existe fijamente
en mi loco pensamiento!