martes, 22 de junio de 2010

DIVINO ELIXIR

Mirando al cristo de Buena muerte
venerado con pasión en Alicante.
Herida de frenesí y emoción
quede al mirar su rostro alucinante
Rápido mi pensamiento contigo se cobija
y mis manos las puse en tu costado
llena de sangre las bese incesante
y sollozando de amor divino estremecida
paso por mi mente el averno fulminante.

Me horrorizo al ver los soberbiosos
los despiadados y crapulosos,
pidiendo piedad en su Calvario.
¡Dios es clemente! Y hasta en su dolor
perdono la mano que le dio la ultima lanzada.
La sangre derramada en suelo impío
y sus ojos, fulgurantes en potente llamarada.

Mas los grandes rugidos
retumbando en el espacio
fueron la resurrección de los inertes
y al tercer día voló con el padre,
donde dirige los designios de sus hijos
¡Seremos felices con Dios y su divina áurea!
Y al fin nuestro espíritu entregado con amor
sera redimido y la resurrección ganada





¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario