lunes, 17 de mayo de 2010

A MI GATITA

Una mañana de Noviembre,
con un sol tibio pero opaco.
Salto los ventanales mi gatita,
grácil la vi andar y sinuante
y repetí mil veces ¡Que bonita!
La noche se acercaba y no venia.
Ya empezó la inquietud.
No fue un sueño en vano.
Porque los días amargos transcurrían.
No a vuelto y la ¡¡añoro tanto!!
¿Donde estará? ¿donde ha ido?
Presiento que la muerte,
le ha tendido la guadaña.
Tal vez, manos viles la han herido.
Estoy de incertidumbre confundida.
Y sufro porque ya no calienta mi regazo.

Venia sigilosa con sus ojos dorados.
Me besaba la manos incesante
y yo, la a cariciaba sin descanso.
Su pelo fino, cual seda de Arabia,
híbrido de las mejores mariposas,
brillaba con tintes azulados.
¡Vuelve al hogar mi bella cartujana!
De nombre Alaska te puse entusiasmada
en honor ha tu origen siberiano.
Mezcla de gato ruso azul de las estepas.
Los ojos solazaban de hermosura,
cimbreando tus flancos¡Puma parecías!
Sin embargo, tímida cual gacela
y dulce como paloma mensajera.
Quiero creer que te has desintegrado
y que al volar las cenizas,han sido cogidas por
manos esotéricas y llevadas al Edén de eterno encanto.

1 comentario:

  1. me gusta esto, tengo dos gatitos uno se llama mique y la otra Alaska como el nombre se su gatita, gracias por estas poesias tan bonitas

    ResponderEliminar