domingo, 23 de mayo de 2010

DULCEMENTE

Con un fugaz descuido de mi mente,
en aquel valle me encontré perdida.
Mirando en derredor, las rosas vi floridas
y muy dulce el cálido perfume del ambiente.
La sombra de los pinos en mi frente.
Olor de claveles en mi olfato
Atracción de los lirios entre el césped.
El cristal de las aguas en cascada.
¡Con que deleite admiraba esta belleza!
Dulces palabras de eco susurrante
alabando a Dios en su grandeza.
El halcón volaba con alteza
buscando el cobijo entre las rocas,
y batiendo las alas altanero,
huía del sol entre las sombras.

1 comentario: